Trotamundos: Folegandros y Milos

Hoy sigo hablándoos de mi viaje por las islas cicladas. La siguiente parada después de Santorini fue la isla de Folegandros. Una isla perfecta para aquellos que buscan tranquilidad, que quieren una isla muy poco masificada y que desean hacer un viaje en el tiempo.


Folegandros es una isla diminuta en la que parece que el tiempo se haya parado. Tan solo 600 habitantes y una única carretera de asfalto de 11 kilómetros que recorre la isla de punta a punta. Desplazarse por la isla resulta pues sencillo. Mucha gente opta por andar y hacer senderismo, mientras que es posible también alquilar una moto o coche por menos de 25 euros/día. Los mismos hoteles pueden gestionar el alquiler del vehículo por lo que no es necesario reservarlo por adelantado.

La ciudad principal de Folegandros, Chora, es conocida por tener una de las plazas mas bonitas de todas las islas griegas, allí se concentra toda la civilización.  Pequeñas calles empedradas y miles de tabernas que inundan las plazas con sus sillas y plantas, haciendo que las terrazas de los bares se junten unas con otras. Pasear por las calles de esta diminuta ciudad es sencillamente encantador.


Aunque de tantas tabernas que hay resulta difícil decidirse por una, yo no dejaría de visitar el restaurante Eva's Garden. Ofrece cocina griega innovadora y en un ambiente muy acogedor. Cenar allí me hizo trasladarme por un momento a las cenas de verano en la terraza de la casa de mis padres en la playa.

Folegandros también cuenta con playas preciosas. Muchas de ellas se encuentran bajo enormes acantilados, y ofrecen vistas de infarto. Agali beach es una de las playas mas accesibles y populares, y también mi preferida. En esa misma isla, se encuentra un hotel boutique precioso y con un servicio impecable, Blue Sands Boutique Hotel, donde ademas de alojarse se puede comer y cenar con vistas a la playa.


Junto con el Blue Sands, el Anemi Hotel es de los mejores alojamientos de la isla. Ademas de una ubicación, arquitectura y decoración excepcional, el hotel ofrece muchas actividades a sus clientes, incluyendo yoga.


A tan solo una hora de Folegandros en ferry se encuentra la isla de Milos. Una isla volcánica  y conocida porque allí se encontró la famosa Venus de Milo. La mejor forma de descubrir los encantos de Milos es con un paseo en velero ya que toda las playas de la parte oeste de la isla solo son accesibles en barco.

La minería es la principal actividad económica de la isla y rodeando la isla en barco se pueden observar todo tipo de rocas y restos de los tiempos de los piratas. Las aguas son cristalinas y de un color azul turquesa precioso. Con el velero, se llega hasta la bahía de Kleftiko, un conjunto de formaciones rocosas impresionantes. Con la pequeña lancha de motor que suelen llevar los veleros se puede acceder a las cuevas formadas por las rocas en el mar, sencillamente mágico!


Las excursiones en veleros se contratan fácilmente y cuestan unos 65 euros al día incluyendo comidas y bebidas. Pese a que hay muchos proveedores, es importante contar con un buen marinero y un barco poco masificado para que la experiencia sea mas agradable. En mi caso, la hice con Polco Sailing y fue divertidisimo. Probablemente una de las mejores experiencias de todo el viaje.


Espero que os guste!

Comentarios