Ella

Un día como hoy hace 25 años llego a mi vida Ella. Y con Ella llegaron también los lloros y una gran revolución en casa. Llegó un nuevo verbo, el de compartir; compartir la atención de los papás, compartir juguetes, compartir espacio en casa, compartir incluso los abrazos de abuelos y tíos, etc.

Y eso, aunque yo no lo recuerdo con detalle, debe ser parecido a lo que siente un niño cuando pasa de ser hijo único a hermano mayor.

Pero luego conforme pasan los años te das cuenta de que ese día fuiste la persona más afortunada del mundo y lo sería por el resto de tu vida, ese día te tocó la lotería.

Mi hermana se podría decir que en muchas ocasiones es mi polo opuesto, y de eso me di sobretodo cuenta la primera vez que le pregunté si un vestido le gustaba y me dijo “sí, es muy tú”. Entonces caí en la cuenta de que, incluso compartiendo genes, podemos ser las personas con gustos más dispares. Cuando yo busco prendas holgadas, ella las busca apretadas; cuando yo busco camisetas largas, ella busca tops donde mostrar la barriga; Ella es la indecisa y yo todo lo contrario; Ella es la de la melena larga y lisa, y yo la del pelo ondulado; Ella es de las que vamos a un parque de atracciones y se sube en el primer vagón de la montaña rusa y yo, mientras, me muero de miedo en la cola; y, curiosamente, Ella es una de las pocas personas que he conocido que sea aún más activa que yo. Y así podría hacer una lista infinita de diferencias.


Pero en cambio, todas esas diferencias son las que tanto unen (además de que en muchas cosas también nos parecemos!). Un hermano es esa persona que no eliges ni esperas, pero que, cuando la conoces, deseas estar a su lado el resto de su vida. Esa persona con la que discutes constantemente y te dice todas aquellas cosas que nadie se atrevió a decirte, pero es la única persona a la que escuchas y le perdonas todo.

Con ella me saqué un grado en Magisterio a la temprana edad de 8 años, de tantas veces que jugué a ser su maestra y ella mi alumna ejemplar. Y también grado en enfermería de tanto imitar a nuestros padres; ella podria alardear de ser la persona que más operaciones quirúrgicas ha superado! Con ella fui madre por primera vez, de tantas veces que le hice jugar a que fuese mi bebé; con ella fui princesa, bailarina, estrella de la canción, veterinaria, peluquera…

Y estoy segura de que ella me recuerda por todo eso y por algún otro disgusto que le he dado, porque a ser hermana mayor nadie te enseña y creedme, no dudo que ser padre es una tarea difícil pero, saber que tienes una admiradora incondicional y eres el ejemplo a seguir de alguien, asusta y crea mucha responsabilidad. Admito que me escondía para que no pudiese adivinar como yo iba vestida y así ella ponerse lo mismo; y que cuando yo era adolescente y ella todavía una niña, inventaba mil excusas para no invitarle a salir con mis amigas.

Pero sin todo esto, jamás me habría dado cuenta de lo indispensable que alguien puede ser para ti; que hay uniones que ni la distancia separa, que la telepatía sí que se da, que un gesto o una mirada vale más que mil palabras, y que sabes que jamás estarás sola, pase lo que pase, estés donde estés.

 A Ella, feliz cumpleaños de plata!



P.D. Disculpadme por un post tan personal, pero Ella lo merece.

Comentarios

  1. Si es que tengo la mejor hermana del mundo, que no solo escribe bien sino que ha hecho y hace de todo, es una artista, normal que sea mi ejemplo. Es tan cierto todo lo que dice, tan diferentes y a veces tan iguales, mi persona favorita. Gracias por todo, y por a pesar de la distancia, seguir siempre ahí para todo, la primera, como siempre.
    Te quiero
    P.D.: sé que te fuiste para que te dejara de coger la ropa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario