f

domingo, 22 de noviembre de 2015

Inspiración de invierno

Señores saquen sus mantas que el frio ya aprieta!

Y ha venido así, de repente, de un día a otro pasamos de los 15 a los 2 grados. Las montañas que veo desde mi ventana se cubrieron de nieve en tan solo una noche, y la calefacción y el abrigo de plumas se han convertido en mis dos indispensables para los próximos meses. 

Ahora más que nunca me apetece llegar a casa, enrollarme en una gran manta y andar descalza por alfombras suaves y mullidas. Esas son las típicas sensaciones que solo puedes disfrutar estos oscuros meses del año: el fuego de la chimenea, el chocolate caliente, los grandes suéteres de lana, los cojines y alfombras de pelo, calzarte tus UGG y nos quitártelas hasta que llegue Abril… Intentos para autoconvencerme de que el frio, al fin y al cabo, tampoco está tan mal!

Así que hoy vengo con algo de inspiración para ambientar nuestra casa para el invierno...

lunes, 16 de noviembre de 2015

Improvisando

Nos esforzamos por tener una vida perfecta y, a veces, nos desvivimos queriendo alcanzar la perfección. Nos decepciona la gente a la que no agradamos, nos desmoronamos cuando las cosas no salen como esperábamos, lamentamos nuestros fracasos y aquellos éxitos que cosechamos muchas veces nos parecen insuficientes porque creemos que todavía podrían ser mejor.

Pero luego suceden eventos trágicos como los de este pasado fin de semana en Paris. Sucesos que, desafortunadamente, nos recuerdan que la vida puede perderse en un minuto y que los sueños de todos nosotros pueden esfumarse en cuestión que segundos.

Acontecimientos como este darán paso al odio, a la rabia, al racismo, a la tristeza, al desconsuelo… Pero también nos enseñan que debemos aprender aferrarnos a la vida como a un clavo ardiendo. Que nuestras preocupaciones deben ocupar el mínimo porcentaje posible de nuestro tiempo, que debemos sonreír más y quejarnos menos y, si algo no sale como esperábamos, ya encontraremos la solución. En sonreir y disfrutar de cada instante como si fuese unico puede que esté la clave. 


Y todo esto lo dice una persona “súper mega organizada” como yo pero, sucede que con el tiempo y los tantos cambios de rumbo inesperados, aprendí que nada saber mejor que la improvisación; esos domingos que empiezan siendo un café a mediodía con amigos y terminan en comida, sobremesa, peli y cena; esos viajes de fin de semana que organizas en apenas un par de semanas, esas quedadas con amigas que acaban en una discoteca a las 5 de la mañana, esos viajes que iban a ser en solitario y alguien, con apenas un mes de antelación, compra un vuelo y viaja 20 horas para unirse a ti. 

Saboreemos cada sorbo de café del día porque, quién sabe, puede que se esté cociendo un instante único de tu vida.

“Yo tampoco sé cómo vivir. Estoy improvisando”