Y su mundo resultó ser diferente

Ella que todo anotaba, que todo planificaba y que todo organizaba. Aunque no lo quisiese admitir, en su mente su futuro escrito estaba. Su vida tenía que ser una melodía, una pieza de Mozart, allegro para sus momentos de estrés, andante con sus amores y adagio durante las vacaciones. Siempre todo programado.

via
Por eso en su vida siempre esperaba; al día que se graduara, al día que se independizara, al día que la ascendieran, al día que ahorrara, al día que se casara...

Pero una mañana los planes quisieron torcerse y que en su sinfonía notas discordantes apareciesen. 

'El despertador no había sonado, habían cambiado la hora y no me he acordado. Quizás estuve absorta pensando en el menú de la cena que he organizado en casa el viernes. Por cierto, la novia de Joseph era vegetariana?
Ya no me da tiempo a lavarme el pelo, tendré que coger la bolsa de deporte y así aprovechar el descanso de la comida para ir al gimnasio y lavármelo allí. Podría de paso correr un rato, hace un par de días que no hago nada y esta semana entre la reunión, la tintorería y la cena no podré ir.
Está lloviendo, qué raro. No tengo tiempo para esperar al autobús, cogeré un taxi aunque me salga más caro'.

45 minutos más tarde llegó al trabajo. Anunciaban que su empresa había sido comprada por un 'private equity' y sus servicios ya no eran requeridos. 

Y esa noche su vida cambió; salió, se emborrachó y no recordó que sin trabajo no podía ascender, que sin ese sueldo no podría pagar el alquiler y que quizás tendría que a casa de sus padres volver. Tardaría mucho más en ahorrar y quién sabía cuándo se podría casar. 

Y por primera vez en su vida durmió sin haber programado antes el despertador. Y soñó, porque su mente no se hallaba repleta de listas interminables con quehaceres. E inconscientemente reflexionó.

Era feliz porque realmente hacía todo aquello que deseaba; una carrera profesional que prometía, un apartamento que muchos desearían, muchos amigos a los que veía, infinidad de restaurantes donde cada fin de semana comía y mil viajes programados a donde quería. 
Pero, pese a seguir un plan que ella misma había diseñado, siempre sentía que lo bueno y mejor estaba por venir, que lo que hasta ahora tenía nunca era lo que ella había soñado.

Al despertarse se derrumbó y llamó a aquel amigo al que tantas veces había colgado. Compró un billete de avión sin retorno y esta vez no pesó previamente su equipaje de mano, no consultó horarios de trenes ni planificó en su agenda un itinerario...

Y resultó que su vida no era tal y como la había imaginado, sino mejor.



"La vida es aquello que te va sucediendo 
mientras tú te empeñas en hacer otros planes"
John Lenon


Y tras un tiempo de desconexión vuelvo a la carga y a compartir un pedacito de mi vida con vosotros. Y es que muchas veces nuestra vida no fue como la planeábamos, sino mejor.

Feliz fin de semana!

Comentarios

Publicar un comentario